DOMINIO EN VENTA

El dominio miultimavoluntad.com está en venta.
Si estás interesado en comprarlo puedes comunicarte con nosotros a info@miultimavoluntad.com

miércoles, 9 de diciembre de 2009

Bajo el Objetivo: Sacrificios humanos ¿cultura o salvajismo?

Artículo de Akasha Valentine, fuente: Bajo el Objetivo: Sacrificios humanos ¿cultura o salvajismo?

Imagen

Sacrificium, es una palabra latina que significa Sacrificio. Los sacrificios humanos se han venido realizando desde que el hombre es consciente de sus propios actos. Pero ¿qué le lleva a cometer tal acto de crueldad y de salvajismo contra un ser de su misma especie? Las causas pueden ser diversas: la gran mayoría de estos rituales se llevaban a cabo como ofrenda a los dioses. Sin embargo, también se adquiría la idea de que en una ceremonia ritual el vivo puede adquirir las propiedades vitales del fallecido mediante la ingesta de su carne o portando partes del cuerpo del muerto (como ya vimos anteriormente en el reportaje “Bajo el Objetivo: Albinos en el corazón de África, su precio en oro”).

Aunque apenas se escuchan unos pocos casos aislados en Europa, la práctica de los sacrificios humanos sigue estando a la orden del día. Hace algunos años hallaron el cuerpo sin vida de un niño pequeño al que habían abandonado en una playa londinense. El pequeño no tenía más de cinco años y había servido como sacrificio humano para un ritual de magia negra.

Muchos afirman que tales actos de salvajismo han desaparecido, pero no hay que irse demasiado lejos para confirmar que este hecho sigue siendo hoy en día un problema muy grave, aunque algunas personas pretendan venderlo como parte de la cultura de una civilización.

Imagen

Pero ¿Por qué se realizan semejantes actos atroces?

Para responder a esta pregunta debemos de dar marcha atrás en el tiempo. En la antigüedad un sacrificio humano servía para apaciguar la ira de los dioses. Pero, como veremos, en algunos casos sirve como culto al diablo.

Imagen

Dios y el sacrificio de Isaac.

Hay que ser consecuentes con nuestros actos. Y por ello, muchas personas se encargan de decir que los cristianos tememos a nuestro Dios, misericordioso y benevolente. Yo soy cristina, y mi Dios, en el que creo, es bueno, misericordioso y benevolente, ya que mi fe se basa en el Nuevo Testamento y no en el Antiguo Testamento, que la gente tiene tendencia a equivocar y hablar sin tener conocimiento.

El Génesis 22:1-19 nos habla de como Abraham conduce a su hijo Isaac a un monte ceremonial. Una vez allí intenta sacrificar a su hijo en nombre de Dios, tal y como su Dios se lo había ordenado, pero antes de que esto suceda y de que Abraham mate a su hijo Dios le detiene, ya que su temor y su fe han sido puestos a prueba.

A continuación el relato de lo sucedido.

Aconteció después de estas cosas, que Dios probó a Abraham. Le dijo:

-Abraham.


Este respondió:

-Aquí estoy.

Y Dios le dijo:

-Toma ahora a tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas, vete a tierra de Moriah y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré.

3 Abraham se levantó muy de mañana, ensilló su asno, tomó consigo a dos de sus siervos y a Isaac, su hijo. Después cortó leña para el holocausto, se levantó y fue al lugar que Dios le había dicho.

4 Al tercer día alzó Abraham sus ojos y vio de lejos el lugar.

5 Entonces dijo Abraham a sus siervos:

- Esperad aquí con el asno. Yo y el muchacho iremos hasta allá, adoraremos y volveremos a vosotros.

6 Tomó Abraham la leña del holocausto y la puso sobre Isaac, su hijo; luego tomó en su mano el fuego y el cuchillo y se fueron los dos juntos.

7 Después dijo Isaac a Abraham, su padre:

-Padre mío.

Él respondió:

-Aquí estoy, hijo mío.

Isaac le dijo:

-Tenemos el fuego y la leña, pero ¿dónde está el cordero para el holocausto?

8 Abraham respondió:

-Dios proveerá el cordero para el holocausto, hijo mío.

E iban juntos.

9 Cuando llegaron al lugar que Dios le había dicho, edificó allí Abraham un altar, compuso la leña, ató a Isaac, su hijo, y lo puso en el altar sobre la leña.

10 Extendió luego Abraham su mano y tomó el cuchillo para degollar a su hijo.

11 Entonces el ángel de Jehová lo llamó desde el cielo:

-¡Abraham, Abraham!

Él respondió:

-Aquí estoy.

12 El ángel le dijo:

-No extiendas tu mano sobre el muchacho ni le hagas nada, pues ya sé que temes a Dios, por cuanto no me rehusaste a tu hijo, tu único hijo.

13 Entonces alzó Abraham sus ojos y vio a sus espaldas un carnero trabado por los cuernos en un zarzal; fue Abraham, tomó el carnero y lo ofreció en holocausto en lugar de su hijo.

14 Y llamó Abraham a aquel lugar «Jehová proveerá». Por tanto se dice hoy: «En el monte de Jehová será provisto».

15 Llamó el ángel de Jehová a Abraham por segunda vez desde el cielo,

16 y le dijo:

-Por mí mismo he jurado, dice Jehová, que por cuanto has hecho esto y no me has rehusado a tu hijo, tu único hijo,

17 de cierto te bendeciré y multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo y como la arena que está a la orilla del mar; tu descendencia se adueñará de las puertas de sus enemigos.

18 En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra, por cuanto obedeciste a mi voz.

19 Regresó Abraham adonde estaban sus siervos, y juntos se levantaron y se fueron a Beerseba. Y habitó Abraham en Beerseba.

Sin embargo en el Corán encontramos una versión diferente. Ismael es el heredero de Abraham y cuando éste está a punto de sacrificarlo es consciente de que su amor a Dios debe de ser lo más grande, aunque para ello tenga que entregar la propia vida de su hijo.

Aunque encontramos diversos textos en la biblia que nos hablan sobre los sacrificios humanos, algunos son sólo de aspecto simbólico o no han llegado a ser cumplidos, como es el caso de Jefté, quien ofreció sacrificar al primer miembro que saliera de su casa si era capaz de vencer a los amonitas. Como logro por tal acto, Dios quiso ser recompensado, y Jefté ofreció a su hija virgen en sacrificio para así cumplir su promesa. La joven murió dos meses más tarde tras llorar su virginidad. Pero la versión que existe sobre este sacrificio habla también de que la joven fue enviada para servir en un tabernáculo (santuario móvil construido por los Israelitas en el desierto).

El rey Saúl fue primer rey de Israel, y perdió su reino por no cumplir los actos ordenados por Dios. Por el contrario Manasés de Judá, rey de Asiria, sacrificó a sus propios hijos y a diversos niños en honor del Dios Baal. Manasés de Judá fue hecho prisionero por lo asirios y tras arrepentirse de sus pecados, Yavé le perdonó y recuperó no sólo su corona sino también el culto ortodoxo.

Los sacrificios en el Antiguo Medio Oriente y Norte de África

Los escitas fueron un antiguo pueblo que vivió al norte del mar Caspio. Su cultura era la indoeuropea y hablaban lenguas iranias (persa o kurdo). Era una cultura muy salvaje. Bebía la sangre de sus enemigos y se vestía con cuero cabelludo. Además de esto, solían utilizar los cráneos de familiares o amigos como vasijas, pero también solían matar a los cocineros, mozos de caballos, criados reales e incluso jóvenes para que así estos pudieran acompañar a su rey en el Más Allá.

Heródoto afirmó que solían sacrificar a uno de cada cien prisioneros que era capturado en el campo de batalla. En el año 3.000 a.C se utilizaron a diversas personas como sacrificios humanos, entre los que se encontraban servidores y soldados. Los restos de estas personas fueron hallados en la ciudad de Ur Caldea, a 200 kilómetros de la antigua Babilonia.

La fosa de la muerte de Ur en Tell al-Muqayyar (Iraq)

Imagen

Sir Charles Leonard Woolley nació el 17 de Abril de 1880 y murió en Londres el 20 de Febrero de 1960. Este arqueólogo británico pasó a la historia gracias a su trabajo. Fue el descubridor de la tumba real de Ur, a la que se bautizó como “la tumba de la muerte”, pues en su interior se hallaron los restos mortales de 74 esqueletos femeninos. Las damas de la corte habían sido enterradas junto a su rey para la posterior vida de éste en el Más Allá. Este hallazgo fue descubierto entre los años 1928 y 1929 en Ur, que hoy en día corresponde a Tell al-Muqayyar en Iraq.

Imagen

En China se prohibió la práctica de sacrificios humanos hacia la mitad del segundo milenio a.C. Los Tcheu (1023-257 a.C) decretaron que no se ofrecerían más sacrificios humanos o animales, y estos fueron sustituidos por figuras de cerámica. Un ejemplo claro lo encontramos en los guerreros de Terracota (Figuras de soldados y caballos), de los que se crearon un total de 6000 representaciones.

Estas obras pertenecieron al emperador Ts´in Che- Huang-Ti y tras su muerte se enterraron cerca de su tumba para que le acompañaran en la otra vida.

Moloch o Baal, el dios purificador de niños

Imagen

Moloch, o Baal, era el dios de los fenicios, cartagineses y cananitas. Estaba considerado un ser purificador del espíritu. Era representado como una figura humana con cabeza de carnero. Moloch, o Baal, se encontraba siempre sentado en su trono. De brazos articulados e interior hueco, servia para realizar sacrificios humanos. Los niños eran depositados en las manos de la estatua y mediante un movimiento de cadenas y poleas eran introducidos en el interior del dios a través de su vientre. Una vez que los pequeños caían en el interior eran abrasados por el fuego purificador. Como la figura solía alcanzar temperaturas elevadas, los sacerdotes adoradores de Moloch o Baal hacían tocar tambores para así aplacar los llantos de los niños pequeños.

Imagen

El sacrificio de la viuda.

Este ritual era llevado a cabo en la India, y se le conoce como Sati. Cuando el marido de una mujer había muerto, la viuda debía arrojarse a la pira funeraria. Este acto aún sigue sucediendo ocasionalmente, sobre todo en las áreas rurales.

Estos son sólo algunos de los ejemplos que podemos encontrar a lo largo de la historia.

Lo que nos debe de quedar claro es que cada civilización siempre ha sacrificado a seres humanos, ya sean niños, mujeres u hombres, con algún tipo de fin. A continuación un listado detallado de las principales razones por las que se llevan a cabo los sacrificios humanos.

Imagen

Buena fortuna:

Hoy en día, y aunque nos parezca sorprendente, sigue habiendo asesinatos como parte de algunos rituales: ya sean satánicos, en beneficio de la buena fortuna, como parte de la fuerza vital o, como sucede en algunos casos, como elixir para las relaciones sexuales.

Imagen

Como ofrenda a los dioses:

La mayor parte de los pueblos que han poblado la tierra a los largo de millones de años han ofrecido a sus dioses como ofrendas las vidas de sus hijos, la sangre de sus enemigos o su propia vida para aplacar la ira de sus dioses, o bien en beneficio de algún tipo de monumento alzado en honor a ellos.

También solían llevar a cabo este tipo de sacrificios con la esperanza de satisfacer y contentar a su dios o dioses.

Imagen

La creencia de las cosechas y el mal de las epidemias.

La hambruna y las epidemias siempre han sido el temor y el terror de las civilizaciones antiguas. Por ello se sacrificaron a cientos de personas, con la creencia popular de que si lo hacían la tierra sería fértil y habría buenos cultivos.

Imagen

Sirviendo en el más allá.

Los criados y concubinas no lo tenían nada fácil. En algunos países como Egipto, Mongolía y China los criados eran enterrados en vida junto a su rey para que así, tras la muerte de éste, le pudieran seguir sirviendo en la otra vida.

Imagen

Métodos de adivinación.

Algunas culturas utilizaban los sacrificios humanos como parte de la adivinación. Los sacerdotes solían leer los órganos del difunto. Sin embargo, para los celtas, la forma de predecir el futuro era a través del apuñalamiento por la espalda. Un sacerdote interpretaba la muerte del apuñalado según sus espasmos.

Imagen


Justicia y Espectáculo.


Bien cuerpo a cuerpo, o bien a través de un juego, el perdedor era sacrificado porque los dioses le habían abandonado, y por lo tanto no le hacían merecedor del título.

Sin embargo, en nuestro siglo existe la pena capital, y en sitios como Estados Unidos y algunas zonas de Asia y África se aplica a criminales. También en algunos países con regímenes comunistas y dictaduras se fusila a las personas por el hecho de ir en contra de la voluntad del régimen o del dictador.

Propiamente dicho no están considerados como “Sacrificios humanos”, pero tampoco podemos negar que existan.

Y por ultimo, y ya para terminar con el tema de los sacrificios humanos, debemos hablar de la antropofagia.

Antropofagia

Imagen

Que no es otra cosa que la ingesta de carne humana. Y no se extrañen si les digo que hay más casos hoy en día de los que ustedes se imaginan. Como ejemplo les citaré el caso de los “Supervivientes de los Andes”, que fue el famoso accidente del vuelo 571 de la Fuerza Aérea Uruguaya del que solo sobrevivieron catorce personas, gracias a la ingesta de carne humana de los cuerpos de las personas que habían fallecido durante el accidente.

O el famoso caso de Armin Meiwes, más conocido como el Caníbal de Rotemburgo, que descuartizó y devoró a una persona viva con el consentimiento de ésta. Ambos hombres se pusieron en contacto vía internet. El fallecido, Bernd Brandes, aseguró que deseaba cumplir su fantasía de devorar y ser devorado.

Estos son sólo algunos de los ejemplos, pero créanme si les digo que hay muchos más casos resueltos y sin resolver.

Espero que hayan disfrutado de este singular reportaje. Nos vemos en el próximo “Bajo el objetivo” con el nuevo reportaje que estoy preparando titulado: “Bajo el Objetivo: La tétrica historia de los cadáveres en la medicina”.

Este reportaje ha sido escrito por Akasha Valentine ©

Las fuentes de las que he tomado nota para escribir este reportaje han sido:

- Historia Natural del Canibalismo, Manuel Moros Peña.
- http://en.wikipedia.org,
- http://www.nachoares.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario